jueves, 21 de octubre de 2010

TRATADO DE WESTFALIA (1648)







Tratado de Westfalia (1648)

Pone fin a la guerra de los treinta años (1618-1648) y es considerado como el primer intento de coordinación internacional de la Europa Moderna. Da a luz a la Europa del Antiguo Régimen.
Entre sus consecuencias podemos destacar las siguientes:
1) Basó la estructura de Europa en una serie de estados nacionales laicos, con antagonismos posibles y donde la paz sería dictada por el poderoso. De esta manera se ponía fin a la influencia de dos instituciones universales que habían regido la Cristiandad latina en los siglos anteriores (El Imperio y el Papado).
2) Alemania quedó desquiciada territorial y políticamente. Se sustituyó la autoridad del emperador por la independencia efectiva de más de 350 estados. En el territorio imperial apareció la influencia de las dos naciones vencedoras: Francia empezó a controlar Alsacia y a tener fuerte presencia en la orilla izquierda del Rhin y Suecia pasó a controlar los estuarios de los ríos Weser, Elba y Oder.
3) Engrandecimiento del ducado de Brandeburgo, eje del futuro reino de Prusia.
4) En el orden religioso el calvinismo quedó equiparado al protestantismo y el catolicismo. En líneas generales, Alemania quedó dividida entre un norte reformado y un sur católico. Se fue abriendo paso la libertad de conciencia.
5) Reconocimiento por parte de España de la independencia de las Provincias Unidas (Holanda) y Suiza (del Reich alemán).
6) Derrota total de España (Rocroi –19 de mayo de 1643-) que se ve sometida a tendencias separatistas (Cataluña, Aragón, Andalucía), teniendo que admitir la separación de Portugal.
7) Victoria de Francia, que se ve reconocida como la primera potencia europea.
8) Triunfo de la revolución en Inglaterra (Cronwell –1649-1658) y posterior restauración monárquica en la persona de Carlos II.