jueves, 31 de julio de 2014

Dresde, ciudad mártir

Tras almorzar en el restaurante Ratskeller Potsdam, salimos hacia la ciudad de Dresde, una ciudad de medio millón de habitantes, conocida como la Florencia del Elba. Llueve intensamente. Llegamos sobre las 17h 30 m, y aparcamos junto al Zwinger y la catedral, atravesando un puente de entrada sobre el río Elba. Dada la intensidad de la lluvia, hacemos un recorrido en autobús por las orillas del río para ver en panorámica la ciudad, con la explicación de los dos guías que nos acompañan. Después, con paraguas y chubasquero, hacemos un recorrido por el casco histórico, con el célebre Zwinger.
Entre el 13 y el 15 de febrero de 1945, cuando la 2GM estaba ya finalizando, más de mil bombarderos de los EEUU y de Gran Bretaña, arrojaron sobre la ciudad cerca de 4 mil toneladas de explosivos, desencadenando una tormenta de fuego que acabó son su centro histórico. Las víctimas se cuentan alrededor de 30 mil personas, en las cifras más bajas. El episodio ha quedado como paradigma del horror de la guerra. Expresión de ese horror es la fotografía de Richar Peter que recoge la visión de la ciudad desde lo alto del Ayuntamiento, donde ha quedado, de manera milagrosa, la escultura de la alegoría de la Bondad que observa asombrada el panorama de la ciudad.
El Zwinger de Dresde es un edificio  barroco situado en el casco antiguo de la ciudad, entre el edificio de la ópera Semperoper y Postplatz. El palacio fue edificado en el lugar que antiguamente ocupó una fortaleza.  
Construido inicialmente como invernadero de naranjos, la construcción sirvió para la realización de las grandes fiestas de Augusto el Fuerte, elector de Sajonia y rey de Polonia (1697-1733). En la actualidad se destaca por las colecciones de arte y ciencia que se encuentran en su interior. Entre los elementos principales destaca la puerta de la Corona, puerta adornada con una reproducción de la corona polaca.
La reconstrucción del casco histórico se ha hecho con materiales de roca arenisca que con la lluva y el paso del tiempo adquiere una tonalidad negruzca que envejece la piedra y le da una antigüedad mayor de la que tiene.
Otros edificios cercanos son la Semperoper o edificio de la Ópera, reconstruido entre 1977 y 1985. Y la catedral de la Trinidad o Hofkirche. Uno de los lugares más llamativos por su carácter gigantesco es el llamado "Cortejo de los príncipes", un desfile con figuras de tamaño mayor al natural, formado por 24 mil azulejos de porcelana de Meissen, representando a los monarcas de la casa Wettin entre 1123 y 1906. Realizado por Wilhem Walther entre 1872 y 1876, se descompuso rápidamente por lo que se cubrió a principios del siglo XX con porcelana de Meissen. Milagrosamente sobrevivió al bombardeo de febrero de 1945 y solo unas 200 piezas tuvieron que ser reemplazadas. Se encuentra en la Augustusstraße, en la pared norte del establo de la corte real situado en el Residenzschloss, al este de la Plaza del Palacio y al oeste de la  Frauenkirche. Actualmente, es una de las atracciones turísticas más visitadas de Dresde. Con motivo del 800 aniversario de la ciudad en 2006, se hizo una representación viviente de la escena.
Nos alojamos en el Hotel Intercity, donde vemos el partido de Brasil Alemania, con una victoria clamorosa de Alemania por 7 a 1.
Dresde. Restaurante

Río Elba a su paso por Dresde

Dresde. Casco histórico visto desde el autobús en tarde de lluvia

           Dresde tras el bombardeo de los aliados en febrero de 1945
Dresde. Zwinger. Puerta de la Corona

Dresde. Semperopera

Dresde. Catedral de la Santísima Trinidad

Dresde. Cortejo de los Príncipes

Dresde. Cortejo de los Príncipes. Detalle

No hay comentarios: